«Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, nos visitara el sol que nace de lo alto para iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte para guiar nuestros pasos por el camino de la paz»

Con estas palabras del cántico de Zacarias podemos iniciar nuestro adviento 2021-2022 con la certeza que nos visitara el sol que nace de lo alto para traernos la paz y disipar nuestras tinieblas a cada una y cada uno de ver que es lo que ensombrece su semblante y entristece su corazón; que es lo que te quita la paz o ´´aleja tus pasos por caminos de no paz, de no misericordia y una vez hecho el examen meditar las palabras del prólogo del Evangelio de San Juan ´´Vino a los suyos y los suyos no lo recibieron pero a quienes lo recibieron les dio la capacidad para llegar a ser hijos de Dios!

Preparando litúrgicamente la Venida de Jesús podemos recibirle cada día en nuestro corazón con la comunión espiritual y frecuentemente sacramentalmente para entrar en interioridad con el Amado como dicen los místicos y de su plenitud recibimos todos Gracia sobre Gracia. Pedimos la Gracia de vivir ¨Hoy en la presencia de Jesús que viene y que ya está en medio de nosotros¨ para poder reconocerle en el desnudo, en el enfermo, en el preso, en el hambriento y en el necesitado de la Gracia.

Que esta navidad conozcamos el gozo de la comunión en la voluntad del Padre que quiere que todos nos salvemos y podamos entrar en la acción de gracias. «Bendito sea Dios Padre de nuestro Señor Jesucristo que nos ha bendecido en la persona de Cristo con toda clase de bienes espirituales y celestiales.

Él nos eligió en la persona de Cristo antes de crear el mundo para que fuéramos consagrados et irreprochables ante Él por el amor». Esperamos a aquel que se encarnó por amor y que Encarna el amor del Padre para todo los que creen en su nombre.

 

En este mes de diciembre aprovechemos las oportunidades para entrar en el gozo de nuestro Señor haciendo buen uso de los talentos que hemos recibido, multiplicando las obras de Luz y Misericordia pues la Luz de Cristo brilla y su Misericordia se extiende a sus fieles de generación en generación.

Que nuestra generación pueda dar testimonio de la esperanza que habita en nuestro corazón.

Fraternalmente,

Padre Cristobal Padilla G.  Misioneros de Africa