WhatsApp Image 2022-02-11 at 17.11.49.jpeg

La Eucaristía es un banquete

¡Vengan y coman! ¡No se queden con hambre! Dios Padre nos sirve el Cuerpo y la Sangre, el alma y la divinidad de su propio Hijo, hecho Pan celestial.

 

Significado de Eucaristía

Proviene del griego y significa “Acción de gracias” aquí mostramos gratitud a Dios por el sacrificio que hizo al morir en la cruz por cada uno de nosotros, en la última cena el evangelio nos enseña que Jesús “dijo este es mi Cuerpo y esta es mi Sangre” en este sacramento Jesús perpetua su amor por cada uno de nosotros pues se queda en este divino Sacramento y desde entonces su presencia real permanece entre nosotros. “Acción de gracias” por quedarse entre nosotros.

El gran milagro de su muerte y resurrección celebrada en cada Eucaristía allí, donde después de ser consagrado, ya no es solo pan, sino se convierte en el cuerpo y la sangre de Jesús. Este sacramento se sigue celebrando, gracias al mandato de Jesús al decir “Hagan esto en memoria mía”

Los signos de la Eucaristía son el pan y el vino, que se convierten en el cuerpo y la sangre de Jesús por la acción del Espíritu Santo y por las palabras que el sacerdote dice en el momento de la consagración: «Tomen y coman todos de él, porque esto es mi cuerpo»; «Tomen y beban todos de él, porque este es el cáliz de mi sangre».

EL SACRAMENTO DE LA EUCARISTÍA (catecismo de la iglesia católica)

1322 La Sagrada Eucaristía culmina la iniciación cristiana. Los que han sido elevados a la dignidad del sacerdocio real por el Bautismo y configurados más profundamente con Cristo por la Confirmación, participan por medio de la Eucaristía con toda la comunidad en el sacrificio mismo del Señor.

1323 "Nuestro Salvador, en la última Cena, la noche en que fue entregado, instituyó el Sacrificio Eucarístico de su cuerpo y su sangre para perpetuar por los siglos, hasta su vuelta, el sacrificio de la cruz y confiar así a su Esposa amada, la Iglesia, el memorial de su muerte y resurrección, sacramento de piedad, signo de unidad, vínculo de amor, banquete pascual en el que se recibe a Cristo, el alma se llena de gracia y se nos da una prenda de la gloria futura" (SC 47).

I. La Eucaristía, fuente y culmen de la vida eclesial

1324 La Eucaristía es "fuente y culmen de toda la vida cristiana" (LG 11). "Los demás sacramentos, como también todos los ministerios eclesiales y las obras de apostolado, están unidos a la Eucaristía y a ella se ordenan. La sagrada Eucaristía, en efecto, contiene todo el bien espiritual de la Iglesia, es decir, Cristo mismo, nuestra Pascua" (PO 5).

1325 "La comunión de vida divina y la unidad del Pueblo de Dios, sobre los que la propia Iglesia subsiste, se significan adecuadamente y se realizan de manera admirable en la Eucaristía. En ella se encuentra a la vez la cumbre de la acción por la que, en Cristo, Dios santifica al mundo, y del culto que en el Espíritu Santo los hombres dan a Cristo y por él al Padre" (Instr. Eucharisticum mysterium, 6).

La eucaristía nos alimenta para la Vida Eterna, nos da la fuerza que necesitamos para ser santos día a día.
La eucaristía es el corazón de la vida de la Iglesia.
La eucaristía es el memorial de la Pascua de Cristo: actualiza el sacrificio de Jesús en la cruz.
La eucaristía es un banquete, es la memoria de la última cena de Jesús con sus apóstoles y nos anuncia el banquete del cielo.
La eucaristía es una fiesta porque celebramos la resurrección de Jesús.
La eucaristía realiza la «comunión de los santos» porque nos une a todos los santos y a la Virgen María, que ya están en el cielo.
En cada misa, Jesús sigue ofreciéndose con amor al Padre como lo hizo en la cruz.
En cada misa, Jesús sigue dando su vida por nosotros y por nuestros pecados.
En cada misa, Jesús nos une a su ofrenda al Padre.
En cada misa, Cristo está presente realmente bajo las especies del pan y del vino, y se ofrece a nosotros como alimento para la vida eterna.
¿Qué es la transubstanciación? Es el milagro por el cual el pan y el vino se convierten en el cuerpo y en la sangre de Jesús.
¿Sabés lo que pasa en tu corazón cada vez que te acercás a comulgar?

  • Te unes íntimamente a Jesús, ya que Él viene a «habitar en tu corazón».

  • Te unes íntimamente a toda la Iglesia, a todos los que comen del mismo pan, haciéndote un mismo Cuerpo con todos.

  • Te separá del pecado, recibiendo la fuerza para vencer a la tentación y para no pecar más.

  • Comienzas a gustar de la vida eterna, eres colmado de gracia y de bendición.

 

diaporama La Eucaristia