©2018 by Mision Santa Teresa de Avila - Montreal. Proudly created with Wix.com

La bendición de Dios

la bendición expresa el movimiento de fondo de la oración cristiana: es encuentro de Dios con el hombre; en ella, el don de Dios y la acogida del hombre se convocan y se unen. La oración de bendición es la respuesta del hombre a los dones de Dios: porque Dios bendice, el corazón del hombre puede bendecir a su vez a Aquel que es fuente de toda bendición.

Catecismo de la iglesia Católica 2626

Dios, desde un principio hasta el final nos ha bendecido. Desde la creación del mundo nos bendijo al crearnos a Su imagen y semejanza, instaurando una necesidad primordial que nos lleva a vivir en armonia consigo mismo y con las otras personas.

"Creó, pues, Dios al ser humano a imagen suya, a imagen de Dios le creó, macho y hembra los creó.

Y bendíjolos Dios, y díjoles Dios: «Sed fecundos y multiplicaos y henchid la tierra y sometedla; mandad en los peces del mar y en las aves de los cielos y en todo animal que serpea sobre la tierra.»" 
Génesis, 1 , 27-28

 

Somos criaturas nacidas del Amor de Dios y para el Amor.

Esta bendición nos ha sido dada como hijos y criaturas del Padre creador, con la cual nos llevaria a vivir en esa Gracia, de implorar al Señor de estar siempre con nosotros.

Pero somos nosotros que nos alejamos de la Gracia de Dios, de la Bendición que está designada para nuestra persona, nuestra familia, nuestra descendencia.

Muchas personas en muchos momentos se olvidan que somos hijos del Padre Amoroso y le rechazamos, abriendo asi las puertas al camino del mal y tomando otras opciones que nos alejan del Dios, llenando nuestra vida del pecado, de lujuria, de los malos sentimientos, y todo lo contrario al amor y Dios.

Muchas veces Dios espera que le hablemos, espera que le pidamos y pedir la Bendición es un acto que hay que pedirselo.

Tenemos el ejemplo de Jacob que luchó contra un angel o con Dios, pero Jacob(luego nombrado Israel) le dijo Si no me bendices no te vas. Genesis 32, 27

Jacob, luchó por su bendición ante el ángel o Dios. Nuestra vida tiene momentos de alegría pero también de incertidumbres y muchas veces nos desanimamos, olvidamos que Dios nos escucha y está en nosotros, para borrar nuestras heridas, llenarnos con su manantial de amor.

Señor tu conoces nuestras necesidades, te pedimos tu bendición para la lucha cotidiana en mi vida, por las cosas que enfrentamos actualmente en el hogar, en el trabajo, con algun amigo, algun proyecto o empresa.

Bendice el fruto de nuestro trabajo y hazlo prosperar. Asi también pedimos  tu bendición para las demás personas que te necesitan, para que vivamos en la armonia según tus designios.

Pido tu bendición para caminar en fe, porque sé que tu estas aqui, en mi. Reclamo esa bendición como Jacob, que no te soltó. Porque con tu bendición tu mano estará conmigo y alejarás el mal para que no padezca aflicción (1era Crónicas 4,10) .

Ser canales del amor de Dios

Como vocación innata, hemos sido creados para ser canales de Amor de Dios.

Como el agua que fluye en el rio, en el mar, asi fluye en nosotros la esencia de su Amor y de bondad.

El diccionario de psicologia nos define el fluir como   el estado mental operativo en el cual la persona está completamente inmersa en la actividad que está ejecutando. Se caracteriza por un sentimiento de enfocar la energía, de total implicación con la tarea, y de éxito en la realización de la actividad. Esta sensación se experimenta mientras la actividad está en curso. 

Con esa fe despierta que soy un canal del amor de Dios, buscamos que los demás sientan este poder y unidad. Al pedir bendiciones por ellos, nos acercamos a esa esencia de unidad de almas orantes y necesitadas de la fuerza del Espiritu de Dios.

Al invocar las promesas de bendición, Dios tiene el efecto de cambiar mi vida porque:

  • Nos brinda la seguridad de su protección y nos libera de aquellos males que producen ansiedad (1ª crónicas 4, 10)

  • Renueva el entusiasmo y un nivel emocional elevado repercute en todas las áreas de la salud (Eclesiastico 34,17)

  • La sabiduría atrae la bendición, y en un proceso de retroalimentación, la bendición hace al hombre sabio (Eclesiastico 37,24)

  • Es la presencia operante de Dios en la persona, que hace que estés feliz (Salmo 21, 7)

  • Trae fortaleza y paz. (Salmo 21, 11)

  • Trae armonía interior (Lucas 24, 50-53)

Maldecimos sin saber?​

Sin darnos cuenta, con nuestro pensar y actuar nos podemos comportar como seres que maldicen, cuidemos  lo que salga de nuestra boca y de los pensamientos que alimentamos,

Recordemos ser canal de bendición y no de maldición.​

Conclusión

Cuando Dios nos bendice, bendice también a nuestros descendietes (Isaias 44,3). confirmo su bendeción en mi vida y mi familia, pero estoy consciente que mis acciones negativas me alejan de su Gracia. Dios es Misericordioso!

Al bendecir al Señor, agradecemos que  de El viene toda Gracia y vida en abundancia, pedir la bendición par nosotros, pelear con El para recibirlas, ser canales de bendicón y pedir que la Bendición de Dios se derrame sobre nuestros hermanos, porque todos somos hijos de Dios.

Al pedir la bendición para mi herman@ y decirle al Señor que El sabe las necesidades de esa persona, no atarle las manos, estoy dejando que el Señor actue.

La bendición de Dios nos restaura, nos sana, nos llena de alegria, gozo y paz.

Que El Señor les bendiga.

Azucena Rios

Daiporama

de la Bendicion

de Dios